Por puro placer

Curiosex

curiosex.

No hay una relación idéntica a otra. Tampoco existe una única forma de hacer las cosas. En las relaciones, como en todo en la vida, tienes que buscar tu propio camino. Y encontrar el que mejor se amolde a tus necesidades en cada momento, con cada persona.

Pero hay algo que está muy claro: las relaciones son para disfrutarlas. Nos tienen que hacer sentir bien. Porque nos juntamos con otras personas para sentir que nos escuchan, nos tienen en cuenta, nos cuidan, nos aprecian. Tenemos relaciones sexuales para disfrutar de nuestro cuerpo en compañía de otras personas y para sentir placer, no solo físico, también emocional y afectivo.

Sin embargo, no siempre tenemos todas las respuestas y a veces estamos más perdidas o despistados. Aquí te dejamos una pequeña ayuda por si tienes alguna duda sobre relaciones afectivas y sexuales, VIH y otras ITS.

Preguntas frecuentes sobre relaciones afectivo-sexuales

Confianza, seguridad, cariño, libertad, respeto. Son algunas de las claves de las relaciones ‘sanas o de buen trato’. Estar con alguien no es incompatible con tener nuestras propias amistades, nuestros planes, nuestros sueños. A veces, tenemos tantas ganas de que nuestra relación funcione, que no vemos cosas que nos están pasando y que nos hacen daño. Algunas pistas:

¿Sientes miedo en tu relación?, ¿sientes vergüenza?, ¿crees que a veces tu pareja te habla mal? ¿quiere que le contestes siempre al momento los whatsapp y si no, se enfada?, ¿te prohíbe ver a ciertos amigos o amigas?, ¿te dice que siente celos y eso es porque te quiere?, ¿te dice que lo que has dicho es una tontería?  En el sexo, ¿te obliga a no usar preservativo? ¿Se enfada si tú no tienes ganas o no quieres hacer algo? ¿Te amenaza con dejarte?

Claves para estar bien

Hablamos de bienestar. De placer. De relaciones sanas, de las ricas. De las que merece la pena vivir. No importa si son parejas duraderas o parejas que acabas de conocer. De las de para toda la vida o esporádicas. Todas tienen algunos puntos en común:

  • Seguridad
  • Confianza.
  • Respeto y reconocimiento.
  • Cuidado.
  • Comunicación empática (escucha activa)
  • Protegerse para cuidarse.
  • Apreciar nuestro propio cuerpo.

.

Cuando la violencia se cuela

Te gusta alguien, cada vez más. Resulta que a esa persona también le gustas. Y empezáis a salir, ¡qué nervios! Os entendéis, os vais conociendo poco a poco, os gustáis mucho. Pasáis cada vez más tiempo en compañía, lo disfrutas mucho. Pero un día ocurre algo que no te hace sentir bien: se ha enfadado porque dice que haces mucho caso a otras personas en Insta. Se ha enfadado. pero bien. Luego te pide perdón. Al poco tiempo, se enfada por otra cosa: no quiere que vayas el viernes a casa de tus amigas, porque te echa de menos. Se enfada si le dices que a ti te apetece mucho ir. Y así, poco a poco, se empieza a colar la violencia en tu relación: se enfada, te pregunta constantemente por el móvil dónde estás y con quién, no te deja hacer cosas que te gustan, te habla mal, a veces te fuerza en el sexo y si tú no quieres dice que ya no le quieres…., que seguro que estás con otra persona…

¿Cómo te hace sentir esta situación? Mal, está claro. Muy mal. Y culpable, además. Porque crees que es tu culpa. Y te da vergüenza contarlo, porque reconocer estas cosas es muy difícil. Pero, ¿sabes una cosa? Lo que te pasa le ha pasado, le pasa a mucha, mucha gente. No es tu culpa, no has hecho nada malo. Pero sí está en tus manos poder salir de esta situación. ¿Cómo?

  1. Cuéntalo. Díselo a tus amigas o a esa persona especial de confianza. Te van a dar cariño y van a poder pensar contigo cómo afrontar la situación.
  2. Si sientes que no puedes hablar con tu pareja, corta la relación, apóyate en la gente que te quiere y, sobre todo: no toleres la violencia. Bajo ningún concepto.

.

Cada vez que llega el momento surgen mil preguntas: ¿Qué hay que hacer?, ¿cómo sé si lo hago bien?, ¿y si no me gusta?, ¿hay que llegar siempre al orgasmo?, ¿cómo se llega al orgasmo?, ¿y si quiero parar antes de terminar?, ¿y si no le gusta mi cuerpo desnudo?, ¿cómo sé si le ha gustado?, ¿cómo sé qué es lo que le gusta a esa persona?, ¿en qué consiste ‘un buen polvo’?

Encuentra alguna de las respuestas en este apartado. Pero recuerda, no existe una sola forma de hacer las cosas, aunque aquí te damos una pista que siempre ayuda: hablando se entiende la gente. Y otra pista muy importante: olvídate de todo el sexo que has visto en las películas románticas o las películas porno. Deberían ser catalogadas más bien como películas de ciencia ficción, porque el sexo de carne y hueso es otra cosa, y por cierto, es algo mucho más divertido.

Mi primera relación

¿Es la primera vez dolorosa?, ¿tiene que ser con mi pareja de toda la vida?, ¿puede ser con algún ligue que no conozca demasiado?, ¿son los 14 años una edad muy temprana?, ¿y son los 20 demasiado tarde?… Una vez más, miles de preguntas. Y una vez más, la respuesta no es una sola: busca tu propio camino. Pero hazlo pensando siempre en lo que realmente te apetece, hablando con tu pareja de tus miedos, tus inquietudes, tus deseos…

La primera vez es una ocasión especial y es importante estar en confianza. A veces puede doler, tanto a la chica como al chico. Por eso, es importante hacerlo de manera muy tranquila, paso a paso, sin miedo, y viendo en cada momento si queremos continuar. Puede pasar que la primera vez te defraude, porque no has sentido todo eso que ves en las películas, porque te has sentido torpe o porque simplemente no sabías qué hacer… Que no cunda el pánico: la vida es muy larga y hay mucho tiempo para probar e ir descubriendo nuestro cuerpo en relación a otras personas.

.

¿Cómo sé si lo hago bien?

Primero y muy importante: ¿disfrutas con las relaciones sexuales?, ¿estás a gusto?, ¿te sientes bien? Si es así, con toda seguridad lo estás haciendo bien. Pero hay que ir más allá, porque esto de las relaciones sexuales no va solo de una persona: ¿sabes si disfruta tu pareja con las relaciones sexuales? ¿está a gusto?, ¿se siente bien? Solo hay una forma de saberlo: preguntando y hablando sobre el tema. Solo así sabrás si lo estás haciendo bien.

Si por otro lado, tienes dudas sobre técnicas, prácticas o posturas concretas, siempre puedes, además de con tu pareja, hablarlo con amistades, con sexólogas y sexólogos, buscar información en los lugares adecuados, como en ¡la web de Por Puro Placer!

.

¿Qué puedo hacer si me proponen algo que no me apetece pero quiero mucho a mi pareja?

Tienes dos opciones: aceptar la propuesta o rechazarla. Si la aceptas, seguramente lo haces para satisfacer  los deseos de tu pareja, pero ¿qué pasa con tus propios deseos?, ¿es que no son importantes? Además, seguro que si tu pareja te quiere, tampoco le haría muy feliz saber que estás haciendo algo a disgusto. ¡El sexo se trata de que todas las partes implicadas disfruten!

Ante esto, parece mucho mejor la opción 2. Rechazar una propuesta sexual no es ni malo ni un drama. ¿No te apetece tener relaciones sexuales todavía?, ¿no te gusta hacerlo en ese lugar que a tu pareja le parece tan especial?, ¿no te gusta el sexo anal?, ¿no te ves todavía capaz de practicar sexo oral? Pues díselo, tranquilamente, con cariño y sinceridad. Esta conversación puede abrir un diálogo que os va ayudar a mejorar vuestra vida sexual: podéis descubrir cosas que os pueden apetecer, o negociar sobre cuándo es el mejor momento para hacer según qué cosas, o el lugar, o la frecuencia…

Recuerda que el sexo no es algo espontáneo y que fluye solo, hay mucho trabajo de hablar y negociar, mucho más del que parece. Cuanto más tranquilas estén todas las partes, ¡más divertido y disfrutado será!

.

¿Qué hago si mi pareja me dice que el condón le corta el rollo?

Pregúntale por qué, habladlo, explícale que para ti es muy importante, intentad descubrir qué es eso que se le corta. Suele haber distintas explicaciones: baja la erección, menos sensibilidad, no me excita… Que no cunda el pánico: las erecciones van y vienen durante un acto sexual. Si le ha dado gatillazo o se le ha bajado la erección, pues dedicaros a otras partes del cuerpo, que seguro que vuelve pronto. Ni el pene es el único protagonista de las relaciones sexuales, ni los genitales son los únicos órganos con los que se siente o se da placer. Probad las caricias, el sexo oral, los juegos… Ya veréis cómo esto os da placer por sí mismo y ayudará, además, a que vuelva la erección.

Podéis introducir el condón como parte del acto sexual. Jugar con él. Inventaos formas de hacer que sea erótico encontrarlo, sacarlo de su envoltorio, ponértelo en el pene, que te lo pongan…. Y podéis probar con diferentes condones, sus formas, colores, sabores. El condón como elemento básico del sexo es todo un mundo por descubrir.

Si tu pareja insiste y no quiere ponerse un condón, y no entiende que es importante cuidarte, poco queda por hacer. Poner en riesgo tu salud y/o jugártela a tener un embarazo no deseado, no parece una buena solución para los deseos de tu chico. En este caso, plantarse es la única solución, porque ya lo hemos dicho muchas veces: ‘No es no’.

.

¿Qué hago si el condón “me corta” el rollo?

Lo primero es pensar en lo que te pasa. ¿Miedo a no tener una erección? ¿No sabes bien cómo usar un preservativo? ¿Te asusta perder sensibilidad? Investiga un poco tu propio cuerpo, puedes practicar a solas con un condón y si te animas pues lo hablas con tu pareja y podéis buscar soluciones de forma conjunta. ¡No todo gira en torno al pene!

En cualquier caso, nunca fuerces a tu pareja a tener una relación sexual sin condón. Ni intentes convencerla si ella o él no quiere. Piensa que al hacer esto, estarás exponiendo a la otra persona a posibles infecciones de transmisión sexual y/o embarazos no deseados. Y esto sí que no da nada de placer.

Si consideras que tienes problemas de erección importantes, pide ayuda a algún sexólogo o sexóloga. Seguro que te ayudará y que la solución es mucho más sencilla de lo que piensas. Muchos de los problemas que nos pasan en el sexo son fruto de los miedos y vergüenzas. Pero no tienes nada que demostrar. En el sexo se trata de tener un espacio de tranquilidad y confianza para poder probar y jugar a gusto.

.

He tenido una relación de riesgo. ¿Qué hago?

Un condón roto o mal puesto, un despiste, al final he cedido a la presión y luego me arrepiento… Lo primero es buscar ayuda profesional. Seguro que cerca de tu casa hay un montón de recursos. Aquí te dejamos un listado de unos cuantos, por si acaso.

En el apartado de recursos puedes ver donde puedes acudir.

.

Preguntas frecuentes sobre VIH y otras ITS

¿Qué es el VIH? Diferencia entre VIH / SIDA

El virus del VIH es el causante del Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). VIH y SIDA no son lo mismo. La gente con VIH no siempre tiene SIDA.

El VIH es el virus que se transmite de persona a persona. Con el tiempo, el VIH destruye un tipo de células importante del sistema inmunitario (denominado células CD4 o células T) que nos protegen de las infecciones. Cuando no tienes suficientes células CD4, tu cuerpo no puede combatir las infecciones como lo haría normalmente.

El SIDA es la enfermedad causada por el daño que el VIH produce en el sistema inmunitario. Una persona tiene SIDA cuando contrae infecciones peligrosas o tiene un número extremadamente bajo de células CD4. El SIDA es la fase más grave de la infección por VIH y, con el tiempo, termina provocando la muerte.

Sin tratamiento, generalmente tarda 10 años para que alguien con VIH desarrolle SIDA. El tratamiento desacelera el daño que causa el virus y ayuda a que los infectados se mantengan sanos durante varias décadas.

.

¿Cuales son las vías de transmisión del VIH?

El VIH es transportado en el semen, las secreciones vaginales, la sangre y la leche materna. El virus ingresa en el cuerpo a través de cortes o heridas en la piel y a través de las membranas mucosas (como el interior de la vagina, el recto y la abertura del pene).

¿Cómo se puede adquirir la infección por VIH?

  • Tener sexo vaginal o anal no protegido.
  • Compartir agujas o jeringas para drogarse, hacerse perforaciones en el cuerpo, tatuajes, etc.
  • Ser punzado con una aguja que tiene sangre infectada con el VIH.
  • Tener heridas o ampollas abiertas que entran en contacto con fluidos (sangre, semen, secreciones vaginales) infectados con VIH.

La forma más común de transmisión del VIH es el sexo sin protección. Puedes protegerte y proteger a tu pareja usando condones y/o barreras de látex orales cada vez que tienen relaciones sexuales y evitando compartir agujas. Si tienes VIH, recibir tratamiento puede disminuir e incluso detener las posibilidades de transmitir a otras personas el virus. Si no tienes VIH, también existe una medicina diaria, llamada PrEP que puede ayudar a protegerte del VIH.

Este virus también se puede transmitir al bebé durante el embarazo, el parto o al amamantar. Una embarazada con VIH puede tomar medicamentos que reducen considerablemente las posibilidades de transmitir la infección a su bebé.

El VIH no se transmite por la saliva, de modo NO TE LO PUEDEN TRANSMITIR  por dar un beso, compartir alimentos o bebidas, o usar el mismo tenedor.

.

¿Cómo puedo saber si tengo VIH?

La única manera de saber si una persona está infectada por el VIH es realizar la prueba específica del VIH. Hay diferentes tipos de pruebas que se pueden hacer (análisis de sangre, prueba rápida oral…) así como variedad de lugares donde realizarlas.

En la Comunidad de Madrid contamos con los siguientes recursos para realizar las pruebas de VIH:

  • Centros de Salud que realizan pruebas rápidas de VIH y sífilis. En Torrejón puedes acudir al Servicio de Pruebas Rápidas del Centro de Salud Fronteras.
  • Unidades Móviles donde recibirás información y podrás realizarte las pruebas de VIH y sífilis. Es un servicio anónimo, confidencial y gratuito.
  • Asociaciones u ONG que actúan en entornos no clínicos y colaboran estrechamente con el programa de Prevención de VIH e ITS de la Comunidad de Madrid. Realizan pruebas de VIH de manera gratuita, confidencial y anónima.
  • Si prefieres ir a Madrid existen Centros Municipales de Salud que realizan las pruebas de manera gratuita y requieren cita previa. También puedes acudir a Alcalá de Henares.
  • Centro Sanitario Sandoval que realiza pruebas de ITS (VIH, sífilis, gonococia, clamidia, hepatitis VPH, etc.), con resultados en 3- 4 días
  • … y si necesitas acudir a este servicio en fin de semana también están disponibles!

.

¿Cuándo tengo que hacerme la prueba de VIH?

Es recomendable realizarse una prueba de VIH…

  • Si estás embarazada o piensas tener un/a hijo/a.
  • Si has tenido relaciones sexuales con penetración sin preservativo con una mujer o un hombre con
  • Si has tenido relaciones sexuales con penetración sin preservativo con una o diversas parejas de las que desconocías si estaban infectadas.
  • Si presentas signos o síntomas indicativos de infección por VIH o enfermedad característica de sida.
  • Si has compartido el material para inyectarse drogas (jeringuillas, agujas, cucharas, filtros…)
  • Si has padecido alguna otra ITS, hepatitis o tuberculosis.
  • Si tienes una pareja estable y quieres dejar de usar el preservativo en tus relaciones sexuales.
  • Si has tenido relaciones sexuales sin protección en países de alta prevalencia de infección por VIH.

.

¿Qué debo hacer si tengo VIH?

Un resultado positivo de la prueba del VIH a menudo deja a una persona abrumada y con preguntas e inquietudes. Es importante recordar que el VIH es una enfermedad manejable que se puede tratar con medicamentos contra ese virus.

Lo primero es contactar con tu médico de Atención Primaria o el especialista en Enfermedades Infecciosas, para valorar el estadio de infección e instaurar el tratamiento adecuado. Este tratamiento específico se denomina tratamiento antirretroviral (TAR) y se debe tomar de por vida. La infección por VIH, es una enfermedad crónica que no se cura, pero el TAR baja la carga de virus en la sangre hasta alcanzar el objetivo de estar INDETECTABLE. Esto quiere decir que la cantidad de virus en sangre disminuye por debajo de niveles que se puedan medir, y la persona con VIH ya no podrá transmitir el VIH a otras personas. INDETECTABLE=INTRANSMISIBLE.

.

¿Qué son las ITS?

Las infecciones de transmisión sexual (llamadas ITS) son un grupo de infecciones causadas por diferentes microorganismos (bacterias, virus, parásitos u hongos) y cada una produce unos síntomas distintos, de gravedad variable.

Se pueden transmitir a través de diferentes prácticas sexuales: genitales, anales u orales y pueden implicar penetración, uso de juguetes eróticos compartidos, roce, lamidas, etc.

.

¿Quién puede tenerlas?

Cualquier persona puede tener una ITS. No somos inmunes de forma natural a las ITS, aunque existen vacunas para una minoría de ellas (Ej: Hepatitis B, Virus del Papiloma Humano…). Todas las personas tenemos riesgo de tener una ITS si mantenemos relaciones sexuales sin la protección adecuada.

El riesgo de transmisión de una ITS no tiene que ver con la cantidad de relaciones sexuales que mantenemos, sino con los autocuidados y la prevención. Si te proteges en todas tus relaciones, tanto orales como vaginales o anales, eliminas el riesgo.

¡No existen grupos de población que tengan más riesgo que otros, son las prácticas sexuales que tengamos las que nos pueden poner en riesgo!

.

¿Cómo se transmiten las ITS?

Las ITS se transmiten por el contacto físico en las relaciones sexuales entre personas, al no utilizar las barreras preventivas adecuadas. La transmisión puede ocurrir con diferentes prácticas sexuales: genitales, anales u orales, y no necesariamente implica que haya penetración.

.

¿Cómo se previenen las ITS?

La transmisión de ITS se evita poniendo una barrera preventiva que no deje entrar en contacto los fluidos corporales que pueden estar infectados con las mucosas susceptibles de otra persona. El método más eficaz es el preservativo (el de pene y el de vagina) y las toallitas de látex o poliuretano (para el sexo oral). Los preservativos evitan la transmisión de infecciones y la prevención de embarazos no planificados.

.

¿Cómo sé si tengo una ITS?

Cada ITS da unos síntomas y signos distintos (puedes encontrar información más concreta en otras FAQ). Suelen manifestarse en la zona donde se haya producido la infección: síntomas en la zona genital (dolor, escozor, cambios en el color y olor de las secreciones, lesiones o úlceras genitales…), síntomas en la zona oral (lesiones, úlceras en boca o garganta…), síntomas en la zona anal, u otros signos (ganglios inflamados).

Con mucha frecuencia las ITS pasan desapercibidas porque no producen síntomas. Esto es un problema porque el microorganismo no está dando la cara pero si lo podemos estar transmitiendo a nuestras parejas sexuales.

Si has tenido una relación sexual sin utilizar métodos preventivos es recomendable que te realices las pruebas cuanto antes (en tu centro de salud o en otros centros que conozcas) para diagnosticarlas y tratarte.

.

¿Qué puedo hacer si tengo una ITS?

Cuando te diagnostiquen una ITS, tienes que seguir el tratamiento adecuado, para curarte, evitar complicaciones en un futuro y para no transmitir estas ITS a otras personas.

Es bueno que se lo comentes a tus parejas, para que ellas puedan hacerse las pruebas y en caso necesario, recibir el tratamiento adecuado.

.

¿Quién tiene que hacerse las pruebas de ITS? ¿Cuándo hay que hacerse las pruebas de ITS?

Deben hacerse las pruebas, aquellas personas que hayan tenido relaciones sexuales no protegidas. 

Conviene hacerse pruebas de ITS periódicamente. Conocer si tienes o no una ITS va a permitirte tener el control sobre la situación y decidir qué hacer; conocer cuáles son las consecuencias que puede tener sobre tu salud física y reproductiva, enterarte de los métodos para prevenir la transmisión a otras personas así como evitar que puedan volver a infectarte, acceder a tratamientos farmacológicos y a pautas de autocuidados.

.

Si tengo una relación de riesgo, ¿qué tengo que hacer?

Una relación de riesgo es aquella en la que no se ha tomado las medidas de precaución para evitar una ITS. Tener una relación con penetración sin utilizar el preservativo o sexo oral sin protección son relaciones sexuales de riesgo. Puedes acudir a tu centro de Atención Primaria o a un centro especializado de tu municipio para que te hagan de forma gratuita las pruebas necesarias para diagnosticar estas ITS.

.

¿Te ha sido útil esta página?